¿Más rampas o tranvía en Vigo?

El Vigo Vertical ha mejorado mucho la movilidad pero recuperar el tranvía para Vigo tendría un efecto revitalizador de la economía local frente al devastador tsunami de cierres y crisis causado por el coronavirus.

Y es que en los últimos días se dice y se comenta en las redacciones y mentideros de la ciudad sobre una propuesta de Seopan, Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras, y Tecniberia, la voz de la consultoría de la ingeniería española, para llevar el viejo proyecto de tranvía o metro ligero de Vigo al Gobierno de España y optar así a los fondos Next Generation de la Unión Europea que permitirían su construcción.

Ya no solo por estética y como atractivo para el Vigo turístico sino como medio para solucionar la problemática del transporte de viajeros en el área metropolitana de Vigo. Actualmente la gran mayoría de viajes se realizan en vehículo privado con el consiguiente perjuicio en la ocupación de espacio, sostenibilidad ambiental, ruido y peligrosidad.

Para poder responder objetivamente deberíamos hacernos otra pregunta: ¿Qué Vigo queremos?

En FREETOUR VIGO lo tenemos claro. Queremos un Vigo sostenible y respetuoso con el medio ambiente y con nuestro legado, que también debe quedar para las generaciones venideras.

Con eso en mente y una buena dosis de pasión hacemos nuestras rutas y creamos hace ahora un año en pleno confinamiento una popular iniciativa con el hashtag #WE💙VIGO para imaginar entre todos un Vigo mejor y a la vez soñar con curar las heridas provocadas por los errores del pasado. Y una de esas heridas es precisamente la pérdida del tranvía que en esta recreación gráfica revivimos recorriendo el Vigo actual de 2021.

filtro de FREETOUR VIGO
Simulación hecha por el equipo de FREETOUR VIGO de como sería volver a ver los tranvías circulando por la arteria princial de Vigo.

En nuestros tours privados y rutas freetour por Vigo hemos tenido bastantes testimonios de primera mano de viajeros que llegan desde otros puntos de la península y nos dan sus impresiones cuando les contamos de nuestro añorado tranvía. Nos cuentan que en A Coruña no funcionó pues «no se pensó del todo bien, para los ciudadanos, y además tuvo multitud de problemas técnicos», o que en Zaragoza «funciona de maravilla» y que en Granada «supuso una considerable reducción del tráfico».

Como solemos comentar en nuestro free tour por Vigo, nuestra ría y la bahía de San Francisco, cuyos parecidos razonables son bien visibles, compartían también el hecho de tener dos de los sistemas de tranvía más emblemáticos del mundo. De recuperarlo, Vigo volvería a estar vertebrada con ese transporte metropolitano que nuestra ciudad actual demanda y que, irónicamente, ya tuvimos el siglo pasado.

Para saborear e imaginar mejor lo que sería poder ver discurrir de nuevo el tranvía por Vigo y la ría compartimos este breve documento de TVE cuyas imágenes dejan bien claro el placer que debía suponer ir a bordo contemplando calles y paisajes.

Un poco de historia

La compañía anónima Tranvías Eléctricos de Vigo se fundó un lejano 13 de Enero de 1912 con el anhelo de vertebrar la por entonces comarca de Vigo.

Una empresa, cuyo rótulo todavía luce en el hall de entrada del mítíco edificio del «Gran Hotel» en la plaza Porta do Sol donde sigue presente, y que al contrario que la mayoría de este tipo de iniciativas no fue fruto de fondos extranjeros, sino de las ganas de un grupo de indianos retornados que decidieron contribuir con su plata a la construcción del Gran Vigo moderno y cosmopolita. ¡Que hubiese sido de nosotros sin aquel empuje y aquellas grandes fortunas!

Y es que a principios del siglo XX el tranvía era sinónimo de progreso urbano, como lo vuelve a ser ahora

Don Martín Echegaray, reunió en su casa de la isla de Toralla de la que por entonces era propietario, a la flor y nata de la sociedad local y posibles inversores el 11 de agosto de 1911 y en menos de 4 años el tranvía sería una realidad.

El servicio se amplió rápidamente tanto en la zona urbana como en la ría llegando hasta Bayona con cuatro estaciones: Coruxo, Canido, Panxón y A Ramallosa y doce apeaderos como Oia, Saiáns, Prado, Patos, Nigrán, Lourido… ¡Que maravilla! Sin duda sería un trayecto impagable hoy en día…

La línea hasta Porriño o la extensión a la playa de Samíl en 1945, ¡Vigo iba a la playa en tranvía!, supusieron un rotundo éxito convirtiendo incluso los vagones en un símbolo más de la ciudad. Podemos afirmar sin ningún tipo de duda que fue clave en la modernización de la ciudad olívica y su tejido industrial.

Cuentan quienes lo vivieron que el tranvía de Vigo llegó a ser parte del paisaje, de la ciudad.

Es por ello, que en lugar de noticias como la de la colocación de un vagón ornamental, que ni siquiera fue de los que recorrió nuestras calles y cuyo número de línea tampoco es real, en FREETOUR VIGO nos gustaría poder ver y compartir de nuevo nuestras rutas por Vigo con el tranvía que nuestros antepasados hicieron realidad y que ahora, un siglo después, volvemos a soñar.

Comments are closed.