Hace hoy 207 años los vecinos de Vigo celebraban la victoria sobre un enemigo poderoso aquel heróico 28 de Marzo de 1809, pero como ahora, en este no menos heróico 28 de Marzo de 2020, un peligro empañó la fiesta

En Freetour Vigo no solo contamos la historia básica de nuestra ciudad a gente de fuera y gente local, sino que nos gusta ir un poco más allá, profundizar en la historia y sobre todo entender el porqué de las cosas y la evolución de Vigo a través de los diferentes acontecimientos históricos que la han hecho como es hoy, una ciudad única con mucho carácter y una fuerza y solidaridad admirables.

El 28 de marzo de 1813, en medio de las celebraciones por la Reconquista a los franceses lograda apenas cuatro años antes, el polvorín de la fortaleza de San Sebastián explotó provocando una onda expansiva tan brutal que derrumbó el techo y uno de los muros de la antigua colegiata de Santa María donde en aquellos momentos se celebraba una misa de acción de gracias por la Reconquista. Por fortuna, y milagrosamente, no hubo que lamentar víctimas entre los asistentes.

La colegiata, que ya se encontraba en muy mal estado, quedó tan dañada tras el estallido del polvorín el día de la Reconquista que hubo de demolerse porque los vigueses a partir de entonces tenían miedo de entrar en el templo

Grabado de 1667 encontrado en el archivo nacional de Simancas, en el que se puede apreciar la única torre que tenía la antigua colegiata de Vigo.

Aquella iglesia de estilo gótico, que había sustituido a la primera románica, y que era blanca por fuera como muchas otras iglesias del sur de la provincia y norte de Portugal, databa de 1403 y en 1497 había sido constituída como colegiata, nombre con el que aún hoy es popularmente conocida en Vigo, si bien dado su rango actual el de concatedral sería su nombre más correcto.

La primera colegiata, románica, aparece reseñada en un documento de 1156 en que se reparten las parroquias de la diócesis de Tui. También está registrada en un documento de 1170 firmado por el rey Fernando II de León. Según algunas fuentes, su fundación pudo atribuirse a los templarios, al igual que la iglesia de Coia, también ya desaparecida.

Así pues también como ahora en 1813 el pueblo de Vigo hubo de suspender los festejos de su gran efeméride histórica por el peligro que suponía el estado de la colegiata, en la que ya en 1811, dos años antes de la explosión del polvorín, se había caído una parte del templo y además suponía un foco de infección

La razón eran las sepulturas que rodeaban la iglesia, y que aunque ya no cabían más, se continuaban haciendo. Esto, en menor medidad que ahora con la pandemia global del coronavirus, desató una auténtica crisis sanitaria en toda la villa amurallada de Vigo, y la Junta de Sanidad ordenó dejar abiertas día y noche las ventanas del templo y, para celebrar bodas, el párroco se vió obligado a fumigar la iglesia con lejías.

Por estos motivos, en 1816 se acometió el proyecto de reforma diseñado por el arquitecto Melchor de Prado y Mariño, de la Real Academia de San Fernando que además incluyó el allanamiento del terreno para crear una plazoleta delante del templo. Las obras concluyeron en 1838 y el resultado es la iglesia algo tosca de estilo neoclásico que hoy vemos en nuestro Casco Vello donde se sigue venerando, con igual o más devoción que nunca, al Cristo de la Victoria. Nuestro Cristo, que según cuenta la tradición, y de ahí su nombre, nos ayudó en la victoria sobre las tropas de Napoleón aquel 28 de Marzo de 1809.

Una curiosidad que también contamos en nuestro free tour Vigo para buscadores de tesoros es que el actual templo destaca por su robustez con muros laterales de varios metros de grosor, y es que de hecho fue pensado como posible plaza fuerte ante un posible ataque enemigo en plena resaca por la Guerra de la Independencia.

Muro norte de lo que queda de la Fortaleza de San Sebastián en Vigo

La fortaleza de San Sebastián donde estalló el almacén con la munición aquel fatídico 28 de Marzo recibe su nombre de una capilla en honor al santo San Sebastián, considerado el abogado de la peste, y cuya presencia en Vigo podría relacionarse con las epidemias de peste que la ciudad padeció durante la Edad Media como ya contamos en nuestra anterior publicación “Vigo otra vez en una cuarentena, que sin duda nos hará más fuertes“.

Donde ahora se alzan parte de los muros de la fortaleza se sabe que en su día estuvo el Castillo del Penso, perteneciente al arzobispo de Santiago, y derribado después del ataque de Pedro Álvarez de Sotomayor, más comunmente conocido por Pedro Madruga y que según la tesis gallega, que nosotros también defendemos, sería la identidad anterior del mismísimo Cristobal Colón, el gran descubridor.

Una vez derribado, en su lugar se construyeron casas que luego dejaron espacio para levantar la fortaleza de San Sebastián. Cuartel del ejército hasta 1964 en que se cede a la ciudad, en el año 1972, en plena política local de desarrollismo, el brutalismo arquitectónico nos deja en Vigo una de sus grandes muestras a nivel mundial y comienza a construirse el actual edificio municipal, después de derribar buena parte de los muros históricos.

Así pues ya conocemos mejor otro momento de la historia en que la ciudad, como hoy, se vio obligada a posponer la celebración de la Reconquista en donde debe ser celebrada, en nuestras calles del Casco Vello, donde aquel 28 de Marzo corrió la pólvora y se forjó la leyenda

Y es que no hay mejor medicina ni mejor vacuna que bucear en nuestra historia para entender mejor lo que nos rodea y sacar la cabeza, respirar y pensar con la calma y el sosiego que requieren los tiempos de estado de alarma en que vivimos.

Hoy como ayer, los vecinos de Vigo esperan con tensión en sus casas la señal para salir y reconqusitar las calles de nuestra ciudad. Cultivando su memoria colectiva en tiempos de cuarentena como aquel 28 de Marzo de 1809 cuando todo empezó, como aquel 28 de Marzo de 1813 cuando estalló del polvorín, y como este 28 de Marzo de 2020, en que nuestro espíritu de libertad y solidaridad vuelve a estar por todo lo alto, como cada año en Vigo. Vigo está otra vez en una cuarentena, que sin duda nos hará más fuertes¡Reconquistaremos nuestras calles!

Comments are closed.